Tratamiento no invasivo que provoca la destrucción de la célula adiposa en la zona tratada mediante ultrasonidos. La cavitación consigue transformar la grasa acumulada en una sustancia líquida, que posteriormente será expulsada fácilmente a través de la vías urinarias y del sistema linfático.


Entre sus ventajas podemos destacar que es un tratamiento indoloro, no invasivo, no tiene efectos secundarios y ofrece resultados desde la primera sesión.


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted