Los cuidados básicos para conseguir una piel limpia son la exfoliación, que elimina las células muertas e impurezas y la hidratación que mantiene la elasticidad y firmeza de la piel. 

Es ideal su aplicación en verano, así preparas la piel para tomar el sol y después del verano, para que la piel recobre su suavidad y luminosidad.

Existen diferentes tipos de tratamientos exfoliantes: miel cristalizada, naranjas dulces, chocolate fondeu, fresas salvajes, papaya sun y algas micronizadas. ¡Elije el tuyo!.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted